lunes, 17 de enero de 2011

ROTURA DE FIBRAS DEL CUADRICEPS

   En el deporte, este músculo se ve involucrado principalmente en los lanzamientos a puerta, en los choques de balón contra adversario, en los sprints tanto excéntrica como concéntricamente (etc) y siempre, de una manera explosiva que hace peligrar su integridad.

¿Qué son las roturas de fibras?

Son lesiones musculares que pueden producirse de una manera directa (contusión) o indirecta (elongación, movimiento balístico).

Debido a la rica inervación del músculo, cuando el deportista la sufre, nota un dolor muy agudo, concreto y que le impide continuar con la práctica deportiva.
El dolor que produce se calma con el reposo y reaparece inmediatamente con la realización del gesto que la provocó si la misma no está del todo curada.
La rotura se puede producir en el vientre muscular, en la unión entre el vientre muscular y el tendón, sobre el propio tendón o puede ser un arrancamiento de la inserción muscular en el hueso.

Estas lesiones conllevan una rotura de vasos que produce un hematoma en el que la extravasación de sangre puede ser intramuscular, cuando la fascia está intacta o intermuscular, cuando la fascia se rompe y la sangre se dispone en los espacios intersticiales sin aumentar la presión muscular.

La gravedad de esta lesión nos viene indicada por el número de fibras rotas por lo que a la hora de clasificarlas se dividen en parciales (cuando no afectan a todo el músculo) o totales (cuando sí lo hacen).


Tradicionalmente se vienen dividiendo en tres grados:

- Grado 1: lesiones microscópicas que comprometen menos del 5% del espesor total del músculo. El paciente refiere dolor sin determinar un punto preciso y clínicamente son indistinguibles de un calambre muscular. El vacío que deja la zona de retracción fibrilar es ocupado por sustancias líquidas serohematicas.

"Son las de mejor cura y su diagnostico ecográfico es difícil debido a su tamaño"

- Grado 2: son las típicas roturas parciales en la que su extensión es mayor, comprometiendo más del 5% del espesor. En algunos casos, cuando el músculo está más superficial, pueden llegar a producir equimosis.

- Grado 3: desgarro completo. Compromete el músculo completo, con una separación de los extremos por retracción de éstos e interposición.


"Se puede apreciar un hundimiento en la zona afectada que se denomina “signo del hachazo”. El tratamiento de estas es quirúrgico".
Como siempre el calentamiento es fundamental en la base de una actividad física.



IMPORTANTE: Sea cual sea el grado en el que uno u otro autor sitúe la lesión a tratar lo fundamental en estos casos es recibir un seguimiento meticuloso por parte de un especialista, en el que se determine exactamente la afectación muscular y en el que se ofrezca un tratamiento de recuperación adaptado a la persona y al músculo que produzca resultados satisfactorios en los que no aparezcan recidivas.


"Como vemos tras analizar la literatura especializada existente, la rotura de fibras parcial del recto anterior es una lesión muy común entre jugadores de fútbol profesionales y no profesionales por lo que debido a su incidencia y gravedad creemos necesario otorgarle la importancia que se merece"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada